Síguenos
Idioma:

Por Lorena Martínez Lombard

En el artículo anterior, “Una vida libre de violencia”, se estableció que para que el niño se sienta seguro de sí mismo, deberá contar con un círculo de confianza que lo apoye y haga sentir escuchado y querido. Pero, ¿exactamente qué es un círculo de confianza?

Como podrás observar en la imagen anterior, un círculo de confianza consiste de tres órbitas que lo conforman. En el centro se encuentra el niño, y cada órbita que lo rodea se aleja cada vez más de él.

 

La primera órbita: LA FAMILIA

La primera órbita compuesta por la familia del niño, incluye: ambos familia nuclear (padres y hermanos), y familia extendida (abuelos, tíos, primos, etc.). Son quienes más conviven con el niño, y debido a esto han desarrollado mucha confianza. Es por esto que la familia es la órbita más importante, pues tiene la mayor capacidad de crear un ambiente familiar en la que el niño siente la seguridad y confianza de expresarse abiertamente.

 

La segunda órbita: LAS AMISTADES

La segunda órbita está conformada por amistades: amigos, maestros, o cualquier persona con la que el niño sienta la seguridad de compartir sus pensamientos y emociones.

 

La tercera órbita: CONOCIDOS

Por último, la órbita que está más distanciada al niño consiste de sus conocidos. Aunque es posible que éstos no hayan desarrollado una relación fuerte con el niño, son personas con las que se puede contar en caso de una emergencia. Ejemplos de estos pueden ser sus vecinos, padres de compañeros de la escuela, o amigos de sus papás.

 

Profundizando en el tema, el doctor Parker J. Palmer ha estudiado el concepto del círculo de confianza para crear una técnica llamada “El acercamiento al círculo de confianza”. Palmer explica que esta técnica sirve para permitir que el niño se exprese ante un grupo de confianza: esto con el fin de hacerlo sentir contento y seguro de sí mismo. El doctor destaca la importancia de que lo adultos, al igual que los niños, expresen sus sentimientos, con el fin de crear un ambiente amigable. También, crea una serie de reglas que deben obedecerse a la hora de comunicarse con el niño:

 

  1. Crear un ambiente amigable.
  2. Tratar de no sugerir conclusiones directamente, sino intentar guiarlos para que ellos mismos lleguen a su propia conclusión.
  3. Formular preguntas honestas e invitarlos a expresarse.
  4. Comparar sus historias personales con historias que han sucedido en otras partes del mundo, para que no se sientan solos.
  5. Utilizar más de un modo de reflexión, con el fin de que el niño trabaje a su propio paso.
  6. Cuidar tus reacciones y respuestas.

 

Pequeñ@s Ciudadan@s te invita a seguir las sugerencias del Dr. Parker J. Palmer y formar tu propio círculo de confianza con tu niño. Una vez que el niño se sienta seguro de sí mismo, podrá enfrentar problemas y solucionarlos de forma pacífica, acudiendo a su círculo de confianza para apoyo. Con la implementación de este método, nuestra meta es lograr una comunidad en la que todos los niños se sientan cómodos de vivir en un entorno pacífico, amigable, y libre de violencia.

 

Lorena Martínez Lombard es estudiante de Periodismo y Medios de Información, en el Tecnológico de Monterrey. Los temas que la apasionan incluyen: Derechos Humanos, Equidad de Género, y temas socio-políticos.