Síguenos
Idioma:

Por Lorena Martínez Lombard

Cuando los mexicanos reconocemos nuestros derechos y compromisos como ciudadanos, conoceremos el beneficio  de vivir una Cultura de la Legalidad, y ayudaremos a transformar el futuro de nuestro país.

La Cultura de la Legalidad tuvo su origen en Palermo, Sicilia. En los años 80, Palermo era una ciudad cultivadora de mafias, en la cual predominaba el miedo y la violencia, y no la legalidad. Fue hasta que un movimiento ciudadano postuló al ciudadano Leoluca Orlando para alcalde y determinó cómo se debería de actuar ante la ley, que la situación en Palermo comenzó a tranquilizarse. A este comportamiento ciudadano se le denominó Cultura de la Legalidad.

Hoy en día, aunque México cuenta con un Estado de derecho, es evidente que aún persiste un aspecto de violencia e inseguridad en el país, una desventaja que obstaculiza su progreso y su potencial. Este problema es enfatizado por el hecho que la gran mayoría de los ciudadanos mexicanos no conocen el término Cultura de la Legalidad, y no están familiarizados con sus derechos y obligaciones como ciudadanos.

Es por esto que es de suma importancia contar con organizaciones e instituciones que tienen la capacidad, y la voluntad, de educar a nuestra sociedad sobre cómo vivir como un ciudadano responsable y políticamente activo. Entre ellos, sobresale la asociación Formando Emprendedores ABP, la cual diseñó el programa Pequeñ@s Ciudadan@s, que se dedica específicamente a inculcar el conocimiento de Cultura de Legalidad en estudiantes en 4to, 5to y 6to grado de primaria.

En una encuesta que realizaron 60 de los 207 voluntarios impartiendo en el programa de Pequeñ@s Ciudadan@s, se mostró que antes de comenzar, el 63.33% no estaba familiarizado con el término Cultura de la Legalidad, un dato inquietante que inmediatamente llamó la atención del programa. El hecho que los adultos desconocían el término y sus implicaciones enfatiza la necesidad de difundir este conocimiento en la futura generación del país, lo estudiantes.

Debido a esto, el programa se ha propuesto a intentar educar a la mayor cantidad de ciudadanos mexicanos posible: y sí, efectivamente, en el ciclo escolar 2017-2018, Pequeñ@s Ciudadan@s logró beneficiar a 44,812 niños y niñas de 64 escuelas, con el apoyo de 626 voluntarios.

Pequeñ@s Ciudadan@s se distingue por beneficiar tanto a los estudiantes como a los voluntarios, ya que durante la impartición de los programas, ambos aprenden términos relacionados a la Cultura de Legalidad, participación ciudadana, y derechos de los niños.

Es indispensable comenzar a tomar acciones para transformar la legalidad del país hacia una cultura que abarca derechos y compromisos ciudadanos. Al contar con plataformas como Pequeñ@s Ciudadan@s, es evidente que hay potencial para incitar un cambio en el futuro de nuestro país. La transformación se encuentra a través de los pequeños ciudadanos que están listos para aprender las herramientas necesarias para convertirse en ciudadanos participativos – los futuros líderes de México. El programa ha evidenciado que aportando solamente seis horas de enseñanza al año, se puede contribuir a la fundación de un país que cuente con una auténtica Cultura de la Legalidad.

 

“Pequeñ@s Ciudadan@s” es una plataforma educativa de Formando Emprendedores, A.B.P., que consiste en una serie de programas dirigido a niños y niñas de escuelas primarias, con el cual se busca promover y difundir la Cultura de la Legalidad, los derechos de niños, niñas, y adolescentes, y la participación ciudadana infantil.

Pequeñ@s Ciudadan@s también consiste de talleres para padres de familias, activaciones para estudiantes de primaria, videos educativos, y próximamente aplicaciones tecnológicas (apps).

 

Lorena Martínez Lombard es estudiante de Periodismo y Medios de Información, en el Tecnológico de Monterrey. Los temas que la apasionan incluyen: Derechos Humanos, Equidad de Género, y temas socio-políticos.