Síguenos
Idioma:

por Lorena Martínez Lombard

Observas tu entorno. ¿Qué te rodea? Probablemente estás sentado en un escritorio, tu laptop frente a ti, tal vez un libro a tu lado, una taza de café, la televisión prendida en el canal de las noticias. Bajas la vista para observar tus manos. Especulas el anillo de plata que ostentas, situado en el dedo índice de tu mano. ¿Cuántos procesos se han de haber llevado a cabo para que llegue ese pequeño lujo a tu posesión? ¿Cuántos minerales, elementos, recursos naturales fueron utilizados para manufacturar el objeto, transportarlo y darle la utilidad que ahora dispone? Lo mismo se puede contemplar para la ropa que traes puesto, la pared a tu lado, el abanico que da vueltas sobre tu cabeza. Todos los objetos que te rodean son productos transformados desde su estado más elemental para llegar a darte provecho. Cada producto contiene una historia de actividades y procesos realizados.

Hoy en día, nuestro entorno nos refleja como seres humanos. Refleja nuestros intereses, necesidades, y actividades. Cada espacio que habituamos es una representación de nuestro estilo de vida, y lo que hemos llegado a ser. Estos espacios tienen el potencial de llegar a ser una escuela, orfanato, hospital, estación de bomberos, un centro de investigación. Y es debido a esto que debemos respetar nuestro entorno; respetar los espacios representativos de nuestra humanidad.

Los humanos hemos llegado a establecernos en la punta de la pirámide de organismos porque tenemos la potencial de razonar, y es con este privilegio que debemos actuar a beneficio de todos. Si juntos reconocemos que como sociedad nos beneficia coexistir en un espacio libre de basura, podemos llegar a fundar una ciudad abundante de posibilidades. Colillas de cigarros, sobras de comida, desechos – este residuo, que con frecuencia infestan nuestras calles, no deberían ser lo primero que vemos cuando salimos de nuestras casas, no deberían ser lo que nos representa como humanos. ¿Cómo se supone que crecemos como seres humanos, si nuestro espacio elemental, nuestro lugar de vivienda, actúa como una obstrucción ante nuestro desarrollo?

La protección de nuestro entorno nos beneficia en maneras que ni siquiera reconocemos. La importancia de vivir en un ecosistema libre de contaminaciones asegura la sanidad de nuestro país, así como un mejor futuro. En nosotros recae la responsabilidad de cuidar nuestro entorno, utilizando nuestra conciencia humana para fomentar el desarrollo de nuestra sociedad.

Es por esto que la plataforma educativa Pequeñ@s Ciudadan@s se compromete a enseñarle a los estudiantes de primaria la importancia de cuidar nuestro entorno, y reconocer, desde pequeños, la posibilidad de vivir bajo un espacio libre de basura. Nuestra meta es que la futura generación crezca y se desarrolle ante un entorno limpio, garantizando un progreso saludable. Si tienes hijos, sobrinos, nietos, ayúdenos a fomentar la importancia de respetar nuestro espacio de vivienda, ya que es en este mismo espacio donde nos desarrollamos como ciudadanos saludables, responsables, y participativos. Propongamos enseñarle a los niños que cuentan con el Derecho a la Salud, y que esto se cumple al cuidar nuestro medio ambiente.

Visita nuestro video educativo, “Cuidando el medio ambiente”: https://www.youtube.com/watch?v=jU47hm3mkvM

 

“Pequeñ@s Ciudadan@s” es una plataforma educativa de Formando Emprendedores, A.B.P., que consiste en una serie de programas dirigido a niños y niñas de escuelas primarias, con el cual se busca promover y difundir la Cultura de la Legalidad, los derechos de niños, niñas, y adolescentes, y la participación ciudadana infantil.

Pequeñ@s Ciudadan@s también consiste de talleres para padres de familias, activaciones para estudiantes de primaria, videos educativos, y próximamente aplicaciones tecnológicas (apps).

 

Lorena Martínez Lombard es estudiante de Periodismo y Medios de Información, en el Tecnológico de Monterrey. Los temas que la apasionan incluyen: Derechos Humanos, Equidad de Género, y temas socio-políticos.