Síguenos
Idioma:

por Cynthia Morales García

Cuando hablamos de salud lo primero que recordamos son los temas de alimentación, higiene y cartilla de vacunación. Creemos que cuidamos nuestra alimentación porque procuramos aquello de toma agua, come frutas y verduras, lávate las manos antes de comer y después de ir al baño. Cumplimos con el esquema de vacunación básico que piden al momento de ingresar los niñ@s al sistema escolar. ¿Eso es verdaderamente cuidar nuestra salud ? ¿ Qué implica la salud infantil ?

La salud infantil implica mucho más de las campañas infantiles contra la comida chatarra o bien en pro de la ingesta diaria de cinco frutas y verduras. Va más allá de cumplir con las intensas campañas federales sobre vacunación infantil o extremar las medidas de higiene por las epidemias de influencia, etc. Las propuestas son buenas , pero suelen quedarse cortas. La salud infantil requiere el monitoreo constante de padres de familia, maestros, entrenadores, pediatras, neurologos, rehabilitadores, dentistas, oftalmólogos, pedagogos y psicólogos.

Un niño saludable puede explorar sus habilidades y talentos con mayor potencial que aquel que tiene deficiencias visuales, motoras, auditivas, de aprendizaje o bien emocionales.

La Declaración Universal de los Derechos de los Niños, establece a los gobiernos como los principales responsables de proveer a los niñ@s de todos los servicios para su óptimo desarrollo físico, mental y emocional. El marco jurídico existe con sus problemas, retos y deficiencias, pero hay un trabajo y un compromiso valioso de por medio. ¿Cuál es entonces nuestro compromiso como educadores, padres, tutores para con los niñ@s en términos de salud ?

Es necesario hablar más de salud, abrir nuevos espacios, impulsar el conocimiento y los temas de salud infantil, desde la perspectiva incluyente, desde la perspectiva de género, desde la perspectiva emocional, desde la perspectiva cognitiva.   Hay temas de salud que son poco tratados, hasta hace un par de años el tema de la discapacidad era un tema poco explorado, hoy en día los espacios urbanos se diseñan pensando en ser incluyentes y accesibles, los colegios integran niñ@s con retos de salud variados. El marco legal se ha modificado porque se ha logrado escuchar esas voces que buscan igualdad de derechos y oportunidades para tod@s.

Han surgido nuevos temas, nuevas preocupaciones, niñ@s con estrés extremo a causa del bullying, niñ@s con depresión, problemas de ansiedad, alimentación e hiperactividad.   ¿Cómo estamos cuidando la salud emocional de los niñ@s?

Un niño emocionalmente sano, se comporta como un niño, se divierte, se enoja, se frusta, tiene un carrusel de emociones y carcajadas. Es nuestro deber ciudadano permitir que el niñ@ siga siendo niñ@ y que lleve los retos propios de su edad y desarrollo; que el proyecto de geografía sea un reto y no un detonador de estrés. Que la clase de fútbol sea una oportunidad para descargar energía y no una competencia fiera por ganar un trofeo. Que el trabajo sea sólo escolar y no de otro tipo.

Brindemos a los niños la seguridad que las instituciones están luchando por darles. Seamos conscientes de su alimentación y recordemos que ésta también es nuestra responsabilidad; observemos cambios en su conducta y acciones para determinar problemas físicos y psicológicos. Hágamos equipo con los maestros y evitemos el enfrentamiento, los maestros conviven con nuestros hijos un par de horas al día, los conocen y también ellos tienen expectativas sobre el desempeño de los niñ@s. Tengamos aliados para tener y formar niños sanos y felices.

Cuidemos especialmente la salud emocional de los niñ@s, cuida tu vocabulario y el modo que te expresas de los demás, ellos tratarán a otros del modo en que observan que tú lo haces, habla positivamente de su madre / padre/ abuel@ para que aprendan que hablar respetuosamente es una forma civilizada y correcta de convivir con otros. Cuida los contenidos que ve en la tv, internet, etc, es un niñ@, no tiene la madurez de ver contenidos adultos que pueden inquietarlo, confundirlo o asustarlo. Aléjalo de cualquier situación de violencia. Tú eres su protección, cómportate a la altura.

Existen instituciones como los DIF municipales encargados de manejar situaciones de salud y/ o violencia, o bien cuestiones como custodias, divorcios, etc. Acude a estos lugares si necesitas asesoría o apoyo, están capacitados para brindarte no sólo asesoría, si no para salvaguardar tu integridad y la de los niñ@s.

Pequeñ@s Ciudadan@s es una plataforma educativa que busca formar pequeños ciudadanos que conozcan sus derechos y compromisos, nuestro equipo está asesorado por médicos, psicólogos, educadores, abogados y filósofos para compartir información y actividades formativas en cultura de la legalidad a los niños.