Síguenos
Idioma:

Por Lorena Martínez Lombard

“El juego es para niños y niñas lo que el trabajo es para el adulto”. Esta cita, publicada por UNICEF, menciona la importancia de la presencia del juego en la infancia. El juego es un derecho que cada niño debe poseer; es la llave que los lleva a desarrollarse en su plenitud. Según la ONU, el Derecho al Juego toma el noveno lugar en la lista de derechos universales de los niños. El juego no sólo es diversión, es un factor esencial en el crecimiento de los niños.

La universidad Montana State University publicó un reporte educativo dirigido a padres de familia, que destaca los distintos beneficios que el juego produce en el niño. La publicación explica que los juegos y los libros pueden aumentar el vocabulario de los niños, y desarrollar sus habilidades de comunicación. De igual manera, el recreo puede ayudar a fomentar sus habilidades de socialización, ya que permite que los niños interactúen entre ellos y aprendan a hacer amigos. El juego puede ayudar a que los niños se acoplen al ambiente escolar, ya que amplifica su disposición por el aprendizaje y su desarrollo cognitivo, permitiendo que cambien de materia y de área sin dificultad.

La publicación explica que los rompecabezas y los juegos de mesa permiten que los niños desarrollen su habilidad de resolver problemas. El reporte enfatiza la importancia de hacer actividades en familia, y recomienda que los padres solteros o las familias con hijos únicos inviten a sus amigos a participar.

El juego permite que los niños entiendan cómo funciona el mundo. Los juguetes introducen los niños a la textura, forma, y tamaño de las cosas. Los juegos como monopoly, o jugar a ser doctora, permiten que los niños establezcan su percepción del mundo.

Además, el juego motiva a los niños a comunicar sus emociones y pensamientos, reforzando su confianza. El juego fomenta la creatividad, e impulsa a los niños a descubrir y afirmar su verdadero “yo”.

Juegos como las escondidas, que requieren de actividad física, trabajan el desarrollo psicomotriz, así como la flexibilidad, velocidad, fuerza y resistencia. Este tipo de juego también reduce la probabilidad de obesidad y diabetes, en la que México ocupa el primer lugar a nivel mundial infantil. La publicación “Deporte, Recreación y Juego” de la UNICEF menciona que el juego fortalece al organismo y evita enfermedades, reduce síntomas de estrés y depresión, mejora el autoestima, reduce la delincuencia, y previene el tabaquismo y el consumo de drogas ilícitas.

Como promotor de los derechos de los niños, Pequeñ@s Ciudadan@s te invita a conocer los beneficios y la importancia detrás del juego en los niños. El juego es un derecho, pero cada derecho implica un compromiso, en este caso el compromiso recae en respetar tu turno, tener una actitud positiva, aprender que perder es parte del juego, y respetar a los demás. Pequeñ@s Ciudadan@s te invita a mantenerte informado a través de nuestra página en Facebook, donde podrás profundizar en el tema. ¡Comparte nuestro video acerca del Derecho al Juego y ayúdanos a crear conciencia!

Ve el video aquí: https://www.youtube.com/watch?v=DzE2VOw0Y7c