Síguenos
Idioma:

por: Vicente Dorador Lazalde

 

Elegí a Formando Emprendedores ABP como programa para Servicio Social porque me llamó mucho la atención enseñar a niños de primaria el tema de Cultura de la Legalidad, mismo que, recuerdo, cuando yo estaba en primaria, la clase de Civismo era una materia que algunos de mis compañeros consideraban aburrida o innecesaria. Conforme crecí, me he dado cuenta que enseñar a los niños sobre Cultura de la Legalidad es fundamental para formar ciudadanos conscientes y participativos dentro de su comunidad.

Nunca antes había tenido la experiencia de convivir con niños pequeños por lapsos prolongados, mucho menos de dar clases. Pensaba, que iba a ser muy complicado mantener el control de un grupo grande de niñas y niños a punto de entrar a la adolescencia. También, supuse que sería aburrido para mí, repetir los dos mismos temas en distintos grupos. Por otra parte, estaba entusiasmado porque, por fin, tendría la oportunidad de lograr inspirar a otras personas a regirse con integridad en sus actos del día a día, y hoy puedo decir que tal vez lo logré.

Impartir los programas de la plataforma Pequeños Ciudadanos me ha dejado una larga lista de aprendizajes, empezando por darme cuenta que cada persona es diferente y que aprende de manera distinta. También, aprendí a dar clases de la manera más dinámica e interesante posible, de manera que si yo fuera el alumno sentado escuchando la clase, pudiera captar mi atención. Por otra parte, abrió mi panorama y me ayudó a vivir otra realidad, que es la de millones de niños mexicanos, que debido a la desigualdad, no tienen las mismas oportunidades ni condiciones de estudio de las que yo gocé y de las cuáles tengo la oportunidad de tener actualmente gracias al esfuerzo de mis padres.

Creo que lo más importante es, que aprendí que en cada niña y niño dentro de un salón de clases hay un montón de sueños y anhelos que desean cumplir y que es nuestra tarea encaminarlos y guiarlos para alcanzar esos objetivos y contribuir a que México sea un mejor país, sin duda alguna, por medio de una educación de calidad.

Por último, recomendaría completamente este programa para mis compañeros porque te ayuda a crecer como persona y hace que tu servicio social sea una actividad más divertida, en vez de una carga de trabajo como algunos lo ven.

 

Vicente Dorador Lazalde

Alumno de servicio social del Tec de Monterrey