Síguenos
Idioma:

Por Lorena Martínez Lombard

El Día de Muertos es una celebración que conmemora a los ancestros. Se celebra el 2 de noviembre, todos los años.

Los orígenes del día festivo pueden ser rastreados desde los inicios de la civilización en Mesoamérica, con los indígenas Aztecas, Mayas, Nahuas, Totonacas y Purepechas. Los indígenas celebraban a sus ancestros al conservar sus cráneos y decorarlos en un altar como símbolo de la muerte y el renacimiento.

¿Por qué nos pintamos la cara de Catrina?

La práctica se convirtió en un festejo que se celebraba durante todo el mes de agosto. Se hacía homenaje al dios Mictecacihuatl, la “Dama de la muerte”, quien hoy en día se reconoce como “La Catrina”.

A pesar de que el día se celebraba con un tono alegre, conmemorando la muerte y el renacimiento de los seres amados, los conquistadores españoles, cuando llegaron a América, quedaron traumados. Decidieron fusionar la tradición con la celebración católica del Día de todos los Santos y Todas las Almas, festejado el 1 de noviembre y el 2 de Noviembre como Día de los Muertos. Es por esto que el Día de los Muertos se celebra en noviembre, tan solo unos días después de estos otros festejos.

¿Por qué hacemos y comemos calaveritas de azúcar?

Cuando los conquistadores españoles prohibieron que los indígenas decoren sus altares con los cráneos de los muertos, se buscó otra manera de seguir la tradición. Fue así como los indígenas utilizaron el alfeñique para hacer calaveritas de azúcar, simbolizando a los muertos que fueron sacrificados a los dioses Tzompantli. Es por esto que hoy en día decoramos nuestros altares con calaveritas de azúcar.

¿Cómo se celebra el Día de Muertos hoy?

Hoy en día celebramos el Día de Muertos con muchos colores y alegría. Es un día en que se cree, por superstición, que los muertos conviven con los vivos y se reúnen durante un día con sus seres amados.

Los mexicanos celebramos la muerte igual que como celebramos la vida. Lo aceptamos, y lo invitamos a convivir con nosotros cada 2 de noviembre.

Decoramos los altares de manera tradicional y simbólica. El pan de muerto, además de ser delicioso, es una comida que le gusta y atrae a los muertos. Las flores de Cempasúchitl son unas flores amarillas que se cree que guían a los muertos a llegar con sus familias y amados. Se agrega también una cruz y un detalle personal: una fotografía de la persona celebrada.

En Pequeñ@s Ciudadan@s invitamos a cada niñ@ a conocer acerca de la historia de su cultura y tradiciones. Celebra el día de hoy en familia, ya sea decorando un altar, o reunidos con sus seres amados disfrutando de un ¡delicioso pan de muerto!